Binigaus (es Galliner de Madona).

La mayor sala hipóstila de la isla.

Vista panorámica del interior de la sala hipóstila.

La entrada actual es a través de un derrumbe en el techo de la sala hipóstila, pero debe ser muy antigua, a juzgar por el desgaste de los escalones tallados en la roca.


Para soportar el techo, hay lajas alargadas dispuestas entre las distintas columnas y, apoyadas sobre éstas, abundantes piedras irregulares y de diversos tamaños.


En la antigua fachada del monumento se distingue perfectamente lo que era la puerta original.

Se da el nombre de salas hipóstilas a los recintos con una o más columnas, y generalmente enterrados o semienterrados (esto sólo es válido para las salas hipóstilas de Mallorca y Menorca). En este caso, la sala hipóstila es la más grande de las conocidas en las islas (con la salvedad de que Sa Comerma de sa Garita sea una sala hipóstila, aunque hay diversidad de opiniones).

La sala tiene forma más o menos semicircular y consta de cinco columnas mediterráneas, es decir, de piedras superpuestas, de menor tamaño abajo y de mayor tamaño cuanto más arriba. Adosados a las paredes hay numerosos pilares también polilíticos y, etre éstos y las columnas una serie de lajas planas conforman el techo. A menudo, en este tipo de construcciones, las pilastras adosadas a las paredes son polilíticas (de múltiples piedras), mientras que las columnas exentas son monolíticas (de una sola). Pero en esta sala hipóstila, éste no es el caso, porque todos los soportes del techo, tanto las columnas exentas como las adosadas son polilíticas.

Si nos fijamos bien en el lugar por donde se accede al interior, no es la entrada original, pues está hecha aprovechando un hundimiento parcial del techo. De todos modos, este hundimiento viene de bastante antiguo, pues el acceso se hace bajando por unos escalones tallados en la roca que están visiblemente desgastados. Prácticamente en el mismo lugar donde accedemos al interior, a nuestra derecha está el antiguo acceso; esto se puede ver mejor desde el exterior, porque se aprecia en la fachada una puerta con dintel monolítico que está cegada. Asímismo, en la parte superior de la construcción se pueden entrever restos de lo que fue otra construcción, aunque está prácticamente arrasada.

La utilidad que se les daba en la antigüedad a este tipo de construcciones no está clara. Incluso es posible que distintas salas hipóstilas estuviesen dedicadas a funciones diferentes. Como ejemplo más habitual de salas hipóstilas, las encontramos adosadas a círculos (viviendas talayóticas), aunque las hay también adosadas a otras construcciones, aisladas, grandes, pequeñas, etc. En concreto, esta sala era un aprisco hace muy pocos años y, anteriormente debía ser un gallinero, a juzgar por su nombre porpular (Galliner de Madona). Cabe la posibilidad de que su función original hubiese sido también para estabular animales domésticos.

Desde Es Migjorn Gran debemos tomar la carretera que sale del cementerio, que es el "Camí de Binigaus Nou". Al cabo de varios kilómetros llegaremos al predio que le da nombre. Allí debemos pedir permiso, pues la sala hipóstila se encuentra al lado del gallinero que hay detrás de la casa. Interés: +++++
Estado: ++++
Belleza: ++++
Acceso: +++


Anterior | Fin de los monumentos diversos.
Página de inicio|Inicio de sección "Otros monumentos"