Son Mercer de Baix. "Sa cova des Moro."

Un espectacular poblado de naviformes.


La naveta de habitación llamada "Cova des Moro" es la más espectacular de Baleares, a pesar de que sólo se conserva su mitad trasera.


En el interior todavía se conservan tres columnas y su parte correspondiente del techo. A principios de este siglo había una columna más. La altura del techo en el interior es impresionante: se cabe perfectamente de pie, y estirando el brazo no se alcanza el techo.


Restos de otra de las naviformes del poblado. Como se puede ver en la foto, ésta se encuentra bastante arrasada, que es lo más habitual en este tipo de costrucciones.

El poblado de navetiformes de Son Mercer de Baix, aunque muy pequeño, es realmente espectacular, tanto por la vista que domina los barrancos cercanos, como por la presencia de la navetiforme más espectacular de Baleares: "Sa Cova des Moro." Esta es una construcción atípica porque, en contra de lo habitual, su techo está construido con losas. Lo normal en este tipo de construcciones es que esté hecho con vigas de madera, ramaje cruzado y una cobertura impermeabilizante de barro y piedras. Así, como el techo de piedras grandes es más duradero, este naviforme se conserva en un estado realmente espectacular, permitiendo al que la visita hacerse una idea del espacio interior de estas construcciones. En el interior quedan tres columnas a lo largo de su eje longitudinal, que son las que soportan el techo, formado por lajas de piedra planas apoyadas entre los laterales del naviforme y las columnas.

En el mismo poblado hay restos de la cimentación de varios naviformes más, así como diversas consttrucciones con otras formas y otros muros, todos ellos sin excavar. Alejándonos unos pocos metros nos daremos cuenta del valor estratégico de este poblado: está construido de modo que se domina desde este lugar la confluencia de dos barrancos fluviales, en un paraje de una belleza difícil de describir con palabras. Al otro lado del torrente, más o menos hacia el oeste, existen unos restos de naviformes, de los que uno de ellos también tuvo el techo de losas, aunque está muy derruido. Estas son las dos únicas construcciones de estas características que se conocen.

En el invierno de 2001 esta joya del patrimonio menorquín se derrumbó durante una borrasca. Aunque la causa principal de esta destrucción es el inevitable paso del tiempo (en este caso, casi cuatro milenios), no deja de ser una llamada de atención acerca del nefasto estado de conservación de nuestro patrimonio arqueológico. Pasados varios años de su derrumbe, el monumento ha sido restaurado con el máximo mimo posible, aunque no debemos olvidar que es imposible devolverlo excatamente a su estado anterior; lo correcto hubiera sido protegerlo y asentarlo antes de su destrucción.

Ver las instrucciones de acceso al hipogeo de Son Mercer de Dalt. Desde ese punto, continuando por el camino llegamos a las casas de la "posessió" (no olvidar cerrar de nuevo todas las barreras que nos hayamos encontrado cerradas, para evitar que se escapen los animales). El camino continúa entre las casas y a través de otra barrera, aunque se vuelve muy malo. Luego hay que seguirlo cruzando una vaguada, varios abrevaderos de vacas a nuestra izquierda, y caminando unos 15 minutos más. Justo antes de una de las puertas que atraviesan las típicas paredes secas, veremos un cartel bastante deteriorado que nos indica que vayamos hacia la izquierda. Allí, a pocos metros, se encuentra el poblado. Interés: +++++
Estado: +++
Belleza: +++++
Acceso: +


Anterior | Siguiente
Página de inicio|Inicio de sección "Naviformes"