Es Racons.

Una pareja de talayots que flanquea la carretera.


La parte trasera de el talayot principal está metida en un hermoso bosquecillo, que le da un aire mágico añadido.


El interior del talayot principal es accesible a través del corredor, y tiene una columna en el centro. Sólo se puede ver un tambor de la columna pero, a juzgar por la altura del suelo, debajo debe haber uno o dos más.

Este lugar corresponde a los restos de un enclave talayótico, que no se sabe si era un poblado o un centro ceremonial. En los terrenos de una finca vecina quedan algunos restos de muralla talayótica y de algunas construcciones más, aunque muy destruidos. Lo que vale la pena visitar es la pareja de talayots que están uno a cada lado de la carretera. Uno de ellos (le llamo principal por estar más completo) está en curso de excavaciones. Se puede acceder a su interior, a través de su entrada y su corredor. Dentro del talayot podemos ver uno de los tambores de la columna central. El suelo del interior es más elevado que el del exterior, por lo que es muy probable que debajo exista otro de los tambores de la columna. Además, tambien cabe la posibilidad de que haya una hilada completa de piedras del talayot bajo tierra lo que hace más probable que haya otro tambor más debajo de éstos.

En la parte trasera del talayot hay un bosquecillo diminuto que le da un aura mágica al lugar. Se pueden ver unos pocos restos de paredes antiguas, posiblemente de habitaciones radiales adosadas al talayot, que son muy habituales. También es habitual la orientación de la puerta del talayot: suelen estar orientadas a construcciones cercanas y, en este caso, mira directamente al segundo talayot, al otro lado de la carretera.

El segundo talayot es un poco menor y no ha sido excavado, pero aun conserva una altura considerable. El cartel informativo situado a su lado nos dice que no se sabe si tiene puerta. Pero parece que sí que hay una, mirando exactamente hacia el talayot principal, aunque no podemos estar seguros porque el dintel de esta supuesta puerta está al nivel del suelo actual. Pero este dintel sí parece de tamaño apropiado para coronar una puerta, y su orientación hacia el otro talayot refuerza esta posibilidad.

En la zona sur del pueblo de Llubí, debemos encontrar la calle Sineu. Siguiendo por esta calle hacia la salida del pueblo veremos que se bifurca en dos de anchura similar. Debemos tomar la de la izquierda, que nos conducirá a los talayots. Unos 200 metros despues de los talayots se encuentran los otros restos, en una finca del lado derecho de la carretera. Interés: +++
Estado: +++
Belleza: ++++
Acceso: ++++


Anterior | Siguiente
Página de inicio|Inicio de sección "Talayots circulares"