Son Oleza - talayot norte.

El mejor talayot de un gran centro ceremonial.


Vista de la parte frontal del talayot.


El interior del talayot, con su corredor cubierto, su cámara y su columa (parte baja derecha de la foto).


En el corredor se pueden disitnguir perfectamente las tres lajas atravesadas que lo cubren.

Este talayot es el más septentrional de una serie de cuatro talayots alineados, enmarcados entre otras construcciones que correponden a un centro ceremonial talayótico, llamado "Son Ferrandell - Son Oleza". También pertenece a este centro ceremonial un túmulo que hay casi en la cima de la montaña en cuya falda están estos talayots (el Puig de Sa Moneda). Además, en la misma montaña hay diversos restos de murallas, cerca de su cúspide.

El talayot está construido con grandes piedras irregulares que, como en casi todos los talayots de montaña, se debe a que el tipo de roca utilizado es de naturaleza muy dura, lo que impide que sea trabajada para darle forma. En la parte delantera nos encontramos con un hermoso portal adintelado. El corredor se mantiene cubierto y es más alto de lo habitual. En el interior, la cámara es accesible, gracias a que el talayot ha sido excavado bajo la dirección de W. Waldren, y conserva su columna central. Entre la columna y la pared del fondo hay un murete que separa el talayot en dos ámbitos, que corresponde a una época un poco posterior a la de la construcción del talayot.

Las excavaciones y sus correspondientes dataciones de Carbono-14 nos muestran una historia bastante ajetreada de este monumento, lo cual es de esperar a la vista de su larga perduración. Fue construido a finales del segundo milenio A.C., en la époda que se construyeron los talayots en general (época talayótica inicial). La columna sostenía un techo de grandes lajas que, con toda probabilidad, hacía de suelo de un segundo piso (si no, hubiera bastado un techo de ramaje y sin columna central). El talayot sufrió un incendio en el siglo VIII A.C., y se derrumbó el techo de lajas. Posteriormente fue reconstruido, esta vez con techo de ramaje y casi seguramente sin segundo piso. De nuevo fue asolado por un incendio entre los siglos VII y VI A.C. Finalmente, a principios de la época de dominación romana, se utilizó como lugar de enterramiento.

Saliendo de Valldemossa hacia Banyalbufar, pasamos el desvío a Deià y el desvío a la marina de Valldemossa (donde se encuentra el santuario de Son Mas), ambos a nuestra derecha. El siguiente desvío a la derecha conduce a Vistamar y, el siguiente, hacia el predio de Son Oleza, que ahora es una urbanización. Debemos internarnos por esta carretera y pasar de largo la casa grande (Son Oleza). Continuando hasta una bifurcación, seguimos por la izquierda y, unos metros más allá, nos encontraremos con la caseta de un transformador eléctrico. Nos internamos a pie por el sendero que sale al lado del transformador, perpendicularmente a la carretera y, tras sortear varios obstáculos, unos 200 m. al sur nos encontramos la granja calcolítica de Son Oleza. Continuando menos de 100 m., siguiendo la falda de la montaña a nuestra derecha, encontraremos este talayot. Siguiendo en la misma dirección, nos encontraremos luego un gran muro, que separa los terrenos de Son Oleza de los de Son Ferrandell. Al otro lado, podemos encontrar los otros tres talayots que corresponden al mismo centro ceremonial, además de abundantes restos adicionales. Interés: ++++
Estado: ++++
Belleza: +++
Acceso: ++


Anterior | Siguiente
Página de inicio|Inicio de sección "Talayots circulares"