Ca n'Amer.

Un talayot circular excavado.


La hermosa columna central le da un aire de magia a este talayot.


Aspecto del espacio interior del talayot, con su cámara y su columna central vistas desde el corredor.


El portal de entrada está muy escondido entre paredes más modernas.

Este talayot fue excavado en los años 40 por Ll. Amorós. Aunque una buena parte de las notas de este arqueólogo han desaparecido, tenemos bastante información sobre estas excavaciones. En el interior, se encontraron numerosas piedras planas más o menos trapezoidales que hicieron suponer a Amorós que este tipo de construcciones se techaban con la técnica de aproximación de hiladas. Hoy sabemos que, apoyadas enttre la columna y la periferia, debía haber grandes lajas que sostenían un segundo piso (en caso contrario, la columna no hubiese sido necesaria). No tenemos pruebas de que las gentes de la época talayótica inicial (cuando se construyeron los talayots) conociesen la técnica de aproximación de hiladas, pero no parece ser el caso; seguramente, el piso superior del talayot debía ir techado con vigas hechas con ramas y una combinación de ramas pequeñas, piedras y barro para impermeabilizar el techo. Las piedras trapezoidales pueden haber pertenecido a un techamiento muy posterior para usarlo como aprisco, o pudieron ser los trozos rotos de las grandes lajas del suelo del segundo piso. Como no tenemos muestras de estas piedras, ni dibujos ni sus dimensiones, ya sólo podemos especular.

Otro hallazgo interesante que proviene de las excavaciones de este talayot es el de trozos de barro con la imprenta de un tejido de palmito. Esto es importantísimo porque nos permite un breve atisbo a una parte del llamado registro arqueológico mudo: los objetos que, por ser perecederos, no nos han llegado. Las marcas de palmito estretejido nos revelan que la técnica de tejer palmito era conocida (seguramente tenían más cosas de palmito tejido, cuero y madera que de cerámica pero, desgraciadamente, sólo nos suele llegar esta última). Por las circunstancias del hallazgo, el ezcavador afirma que, en el interior del talayot, las paredes y la columna central estaban forradas de barro, y éste, de tejido de palmito. Hubo un hallazgo similar en el talayot aislado de Son Serralta, en Puigpunyent.

Muchos de los objetos hallados en este talayot se pueden ver en el Museo Regional de Artà, que es el depositario de la mayoría de los objetos hallados en las excavaciones realizadas por Amorós.

A poca distancia de este talayot se encuentra el naviforme de Ca'n Amer, que es una naveta doble, una de cuyas cámaras tambien fue excavada por Amorós. Además, entre el talayot y la naveta, había otros naviformes, ya desaparecidos, y un santuario talayótico que tambien fue excavado y, desgraciadamente, tambien ha desaparecido. Cuando accedemos a este talayot, podemos observar, en el bosquecillo que le precede, abundantes ruinas de paredes y construcciones talayóticas, así como una buena cantidad de cerámica en la zona, aunque todo está bastante destruido.

Salimos de Son Cervera, siguiendo las indicaciones a Porto Cristo. Pasados 5 km., nos encontramos con una rotonda que lleva, por la izquierda hacia s'Illot y, por la derecha, a Son Carrió y Sant Llorenç. Tomando esta última dirección, y tras una curva pronunciada a la izquierda, a varios centenares de metros a nuestra izquierda veremos la casa de Ca'n Amer. Un poco antes, en el otro lado de la carretera, hay una caseta abandonada con una verja al lado. Entramos por esta verja y debemos caminar alejándonos de la carretera, ascendiendo ligeramente por un bosquecillo, que está lleno de restos de construcciones talayóticas y cerámica. Al fondo, justo al otro lado de una pared seca, se encuentra el talayot. Interés: ++++
Estado: ++++
Belleza: +++++
Acceso: ++


Anterior | Siguiente
Página de inicio|Inicio de sección "Talayots circulares"