So Na Moixa Nou.

Un talayot circular semirrestaurado.


Vista del exterior. A la izquierda, lo que fue la habitación adosada. A la derecha, el talayot en sí, con el hueco rellenado más recientemente con piedra pequeña.


El portal de entrada ha perdido su dintel, así como el techo del corredor, pero el resto se conserva bien, incluida la piedra del umbral.


En el interior, el espacio está libre de escombros, y se pueden ver todos los tambores que formaban la columna central, ahora caida.

Este talayot tiene partes que se conservan bien y otras que estaban derruidas pero fueron restauradas hace años, seguramente para aprovecharlo para estabular ganado. En algunos lugares, la altura de la pared original es de unos cuatro metros. Las partes más modernas se reconocen porque están hechas con piedra "pequeña," en lugar de las grande piedras habituales en los talayots. La columna central está caida en el interior del talayot, hacia la parte alejada del portal y, aprovechando cómo había quedado, la dejaron tal como estaba, de modo que divide el interior de la cámara en dos espacios.

El portal y el corredor del talayot se conservan bastante bien, con la salvedad de que ha desaparecido su techo y el dintel de la entrada. En la parte inferior se conserva la gran losa que hace de umbral, casi a ras del suelo. Es difícil saber si estaba algo elevada, pero da la impresión de que así era, y de que se podría excavar algo más el interior del monumento.

Como tantos otros talayots, éste tuvo una habitación adosada. En la gran mayoría de los casos, sólo queda de ésta la hilada inferior de piedras pero, en este caso, se conserva algo más de altura, quizás porque está construida con piedras bastante más grandes de lo habitual, casi tanto como las piedras del talayot. En varios sitios, igual que en el talayot, se han perdido piedras originales, y han sido sustituidas por piedras más pequeñas, para restaurar la pared correspondiente. Pero hoy en día ya no se puede visitar el interior de esta habitación porque está relleno de tierra (quizás desde hace muchos años).

Al margen del interés de este monumento, sólo queda lamentarse por el estado de abandono que sufre, como todos los demás. En algún momento se le instaló encima un molino eléctrico de metal que ahora está completamente oxidado, con las aspas caídas al pie del talayot, y el resto de la estructura se mantiene en su sitio, afeando la silueta del talayot.

Debemos tomar la carretera PMV-4015 que sale de Manacor hacia "Cales de Mallorca" y Portocolom. Los mojones kilométricos empiezan desde el 8 en sentido descendente. Pasado el punto kilométrico 4, unos 300 m más allá veremos un camino cerrado con una barrera, que arranca a nuestra derecha. Si vamos andando por el camino, veremos el talayot a nuestra izquierda, alejado unos 100 m de la carretera. Interés: +++
Estado: +++
Belleza: +++
Acceso: +++


Anterior | Siguiente
Página de inicio|Inicio de sección "Talayots circulares"