S'Heretat.

Un poblado con un hermoso talayot.


En uno de los extremos del poblado se encuentra el talayot, y el resto del poblado tiene abundantes restos, aunque poco reconocibles, debido a la ausencia de excavaciones.


Vista del talayot. Aunque conserva un gran porte, se le han practicado trabajos de consolidación, debido a que sus paredes estan bastante degradadas.


Desde el interior del talayot podemos ver el portal de acceso, que llevaba a una de las habitaciones adosadas al talayot, pero actualmente está cegado.


En el poblado hay un recinto subterráneo que tiene una columna mediterránea en su interior.

El poblado de s'Heretat promete convertirse en uno de los más interesantes de la isla, y no sólo por ser uno de los pocos que conserva restos de su muralla a lo largo de casi todo su perímetro. Recientemente se ha limpiado de maleza su interior (aunque hay abundantes palmitos, los "garballons," que han sido respetados por ser una especie protegida), y se han habilitado unas infraestructuras--aunque muy escasas--para facilitar la visita. Ahora se planea iniciar una serie de campañas de excavaciones arqueológicas, bajo la dirección de la arqueóloga Lourdes Mazaira que, aparte de embellecer el poblado, aportarán abundante información sobre la historia del lugar.

Accedemos al poblado por un lugar cercano al talayot. A nuestra derecha, al suroeste del talayot, podemos ver uno de los tramos de la muralla, construido con sillares más o menos regulares dispuestos horizontalmente en hiladas. Al norte de este tramo de la muralla, atravesando el único lugar donde está totalmente destruida, accedemos al talayot por una especie de "plaza" con paredes que le dan la forma de estrella. Tanto estas paredes como la construcción que hay al norte del talayot, son más modernas. En el interior del talayot podemos ver el portal de acceso, aunque el corredor, que lleva a una de las habitaciones adosadas al sureste, está cegado por los derrumbes. Se espera que, tras excavar la habitación adosada, puede aparecer el portal del exterior del talayot.

Siguiendo la visita por el exterior de la muralla al noroeste del poblado podemos ver que la muralla está construida, en este tramo, con otra de las técnicas habituales talayóticas, a base de ortostatos (lajas dispuestos verticalmente) irregulares. Más adelante, el tramo norte de la muralla está bastante destruido; sólo queda la base. En el extremo este y sureste, hay abundantes restos de habitaciones pero, a falta de las excavaciones arqueológicas, apenas se puede distinguir un desorden de muros.

En el lienzo sur de la muralla, relativamente cerca del talayot, podemos ver los restos del único portal del poblado que se conoce (aunque algunos autores defienden que hay hasta tres, que es más normal). El portal no conserva gran monumentalidad, y sólo se puede distinguir desde el interior de la muralla. Entre este portal y el talayot hay otras paredes, una de las cuales, por el tamaño de sus piedras, pudo pertenecer a algún monumento importante. Cerca de este lugar había una pequeña construcción subterránea con una columna polilítica de tipo mediterráneo (las piedras mayores arriba), pero esta habitación ha sido cegada a la espera de las excavaciones arqueológicas.

De la carretera que va de Capdepera hacia Son Cervera, sale un desvío hacia las cuevas de Artá, que pasa justo por el lado de un campo de golf. Debemos tomar el último camino a la izquierda antes de la entrada al club de golf. Dejamos el vehículo en una explanada al lado de una casa grande (Son Cabila) y continuamos por un camino dejando la casa a nuestra derecha. Poco después nos encontramos un portal que debemos atravesar, y un sendero nos lleva hasta el poblado. Interés: +++
Estado: +++
Belleza: ++++
Acceso: ++++


Anterior | Siguiente
Página de inicio|Inicio de sección "Poblados y murallas"