Capocorb Vell.

Un poblado emblemático en Mallorca.


Descarga un Panorama QuickTime de este yacimiento para verlo en 360° aquí (163 Kb).



Nada más empezar la visita a este poblado, nos encontramos con este hermoso ejemplar de talayot circular. Adosada a él, había una sala hipóstila.

Foto de 109 kb.


En el núcleo central del poblado, encontramos veintisiete habitaciones adosadas, alineadas entre los dos talayots cuadrados. Al fondo, uno de dichos talayots.


Esta foto nos da una idea del aspecto de laberinto que tiene el núcleo del poblado.


Esta imagen da una idea del tamaño de los talayots circulares. Hay tres en el recinto visitable del pobado, y otro más en un terreno vecino.

Foto de 78 kb.


Interior del segundo talayot cuadrado: su puerta original (debajo de la entrada que se ve en la foto) fue tapiada; se hizo la nueva entrada encima, y se añadió un grueso muro entre la columna central y la pared opuesta a la entrada. Finalmente, este talayot fue utilizado para enterramientos con cremación, costumbre introducida en los últimos siglos de la cltura talayótica.

A pesar de lo emblemático de este poblado, no es nada típico como poblado talayótico. Esto se debe a que el poblado continuó habitado hasta la edad media, sufriendo constantes modificaciones. Según Javier Aramburu, lo que hoy visitamos como poblado debía ser inicialmente un área ceremonial vecina al poblado, el cual debía estar unos 100 m al suroeste, donde hoy se encuentra la casa de Capocorb Vell. Para lanzar esta hipótesis, se apoya en que hay una gran mancha de cerámica talayótica en ese lugar, aunque las piedras de sus construcciones hayan sido reaprovechadas para las casas, paredes de los alrededores, etc. Además, lo que hoy se considera como el poblado, tiene dos talayots cuadrados, cosa rarísima en el interior de los poblados; y su muralla no tiene un trazado ovalado ni está construida con grandes piedras.

El hecho de que antiguos poblados talayóticos hayan estado donde hoy están las casas modernas no es nada extraño en Mallorca: tradicionalmente se han venido aprovechando los yaciemientos talayóticos como fuentes de material de construcción. De hecho, entre la parte visitable del poblado y la carretera había construcciones que fueron también arrasadas, incluso hasta tiempos recientes. Tenemos como ejemplo un dibujo del yacimiento, de finales del siglo pasado, en el que todos los talayots del conjunto tienen bastantes de sus losas de cobertura del techo, y hoy apenas quedan trozos de algunas en uno de los talayots. Las losas, junto con muchas otras piedras de gran tamaño fueron utilizadas para construir la carretera que pasa por al lado del yacimiento.

El yacimiento fue excavado a principios de este siglo por J. Colominas, y ya en los años 60 fue excavado de nuevo por B. Font Obrador. Colominas encontró restos de enterramientos por inhumación y por incineración en los dos talayots cuadrados, de lo que dedujo que los talayots son monumentos funerarios (hoy se sabe que los enterramientos son muy posteriores a la construcción de los talayots). B. Font encontró cerámica que delataba, entre otras cosas, que al menos una de las habitaciones continuó siendo utilizada a través de las épocas romana, musulmana y hasta la edad media (un milenio y medio de perduración), lo que claramente muestra que poco queda de lo talayótico original en el poblado.

Este lugar cuenta con tres talayots circulares y dos cuadrados (uno de ellos merece página individual, ("talayot A" de Capocorb Vell), en la sección de talayots cuadrados de este web). Asimismo, entre los dos talayots cuadrados hay 27 habitaciones en una configuración casi laberíntica, y otra habitación aislada. Además, en el terreno vecino (tanca des talayots, Capocorb d'en Jaquetó) por el Este hay restos de un túmulo, restos de otra construcción cuadrada (posiblemente otro talayot), y un talayot circular en buen estado, de las mismas características que los otros tres (ver Capocorb d'en Jaquetó, en la sección de talayots circulares). Con la salvedad del talayot circular situado junto a la entrada, los demás monumentos están más o menos alineados, como ocurre en otros centros ceremoniales como Son Ferrandell-Son Oleza o Can Vidalet. Concretamente, de Oeste a Este, son un talayot circular, dos cuadrados, un túmulo, otro cuadrado y otro circular. En las cercanías hacia el Norte están los restos de un núcleo ceremonial, también en la finca de Capocorb d'en Jaquetó.

Entre otras características interesantes, hay uno de los talayots circulares que conserva trozos de alguna de sus lajas de cobertura. Además, uno de los talayots cuadrados tiene un corredor que desciende en espiral a una pequeña habitación inferior, y conserva la columna que debía sostener el tercer piso del talayot. El otro talayot cuadrado fue modificado, tapiándose su puerta original, y convirtiendo la columna central en un muro que separa dos ámbitos. En tiempos tardíos fue utilizado para cremaciones. Dos de los talayots circulares, el más cercano a la entrada del yacimiento y el situado en el extremo occidental del conjunto tienen portales con corredor reconocibles.

En la carretera de El Arenal a Cabo Blanco, y tras pasar el cuartel del mismo nombre, continuar unos 5 km por la misma carretera. Poco después de pasar el desvío a Cala Pí, veremos el poblado en una curva a la derecha, debidamente señalizado. Hay que pagar una pequeña cantidad por la entrada. Interés: +++++
Estado: ++++
Belleza: +++++
Acceso: +++++


Anterior | Siguiente
Página de inicio|Inicio de sección "Poblados y murallas"